924090606

Frigorificos

Servicio Técnico de Frigoríficos

Las reparaciones de frigoríficos son más comunes de lo que puede parecer. Los frigoríficos no solo es el electrodoméstico que más energía consume, además es uno de los más caros, por eso la mayoría de las veces pensamos en una reparación como alternativa a uno nuevo.

Servicios de reparaciones de frigoríficos

El arreglo de frigoríficos no suele ser difícil y da resultados excelentes. Las reparaciones de los electrodomésticos, 

concretamente de neveras son en su mayoría debidas a los cuatro problemas que analizaremos a continuación, estas averías tienen que ser solucionadas por especialistas.

Las reparaciones de frigoríficos son una excelente alternativa a la compra de un nuevo electrodoméstico. Muchas empresas se dedican al arreglo de frigoríficos, sin embargo debemos asegurarnos de que la empresa con la que contactamos cuente con certificados oficiales, o bien, trabaje para la propia marca.

A continuación, repasamos algunos consejos acerca de reparaciones de neveras y la detección de problemas en su funcionamiento habitual.

¿Cómo detectamos la avería de nuestra nevera?

Detectar un problema en el funcionamiento de un frigorífico es muy sencillo. Las señales son muy evidentes, lo más común es detectar un ascenso en las temperaturas del congelador o la nevera. La acumulación de escarcha también es una señal clara. En los casos más extremos, el frigorífico deja de funcionar por completo debido a un problema en el motor o el termostato.

Si detectamos que el frigorífico pierde potencia es recomendable avisar de inmediato a un especialista, de lo contrario, el problema puede agravarse.

Averías comunes de frigoríficos

Los frigoríficos son electrodomésticos complejos que incorporan decenas de piezas para su funcionamiento, por eso las averías pueden ser múltiples, sin embargo, hasta el 90 % de reparaciones de frigoríficos se realizan en función de las siguientes averías:

Mal funcionamiento del motor o compresor

El motor es una parte fundamental del frigorífico, y sin embargo es una de las piezas que más suele dañarse. A diferencia de otros dispositivos, el motor de un frigorífico está continuamente funcionando, en algunos casos puede incluso trabajar durante varios años sin parar, eso hace que sus piezas se desgasten y sufran averías.

Un problema en el pistón o un corte en la bobina son dos de los problemas más corrientes.  

Cómo repararla

La reparación de un motor tiene que llevarla a cabo un profesional y cuesta en torno a los 180 EUR. Es posible adquirir un motor nuevo o de segunda mano en perfectas condiciones, sin embargo, su instalación es compleja y para asegurar su funcionamiento el motor debe estar perfectamente instalado, por eso es siempre recomendable contactar con un profesional acreditado.

Fuga de gas

Se trata de una avería bastante grave, que suele ocasionar la detención del sistema por completo. Muchas fugas de gas son directamente irreparables, aunque si se localiza la fuga y se puede sustituir la pieza, el frigorífico podrá seguir funcionando con el mismo evaporador durante muchos años.

Cómo repararla

Como decíamos, si se localiza el punto de escape se puede sustituir la pieza, o bien sellar el punto de fuga. Otra opción que nos permite la tecnología, es la posibilidad de añadir al circuito un producto tapafugas, ideado para estos tipos de circuitos, quedando totalmente sellada y dando al frigorífico una nueva vida. El coste de esta reparación oscila alrededor de los 120 euros.

Obstrucción de hielo

Es la reparación más común y es totalmente evitable. En el congelador, debido a las bajas temperaturas, se suele generar una capa de escarcha que debemos eliminar. Incluso los frigoríficos no-frost sufren este tipo de avería.

Evidentemente, el primer paso que debemos dar a la hora de evitar este problema es mantener el congelador sin escarcha, retirándola siempre que se produzca en las paredes del congelador. Esto previene la obstrucción por hielo, aunque a veces no es necesario que el congelador esté saturado para que se obstruya debido al hielo.

Cómo repararla

Una obstrucción por hielo puede dañar resistencias, sondas de temperatura, termostatos e incluso el circuito electrónico, en cualquier caso el coste de su reparación no suele pasar de los 100 EUR y la reparación es muy rápida y efectiva. dejando el frigorífico como nuevo.

Mal funcionamiento por fuentes de calor próximas

Otra posibilidad es que se produzca una avería por una fuente de calor próxima al frigorífico. Una nevera trabaja para producir frío, si se encuentra en un ambiente excesivamente cálido, o tiene cerca fuentes de calor, por ejemplo un radiador, el motor y otros componentes deberán trabajar a pleno rendimiento durante más tiempo, esta sobreproducción de energía continua puede provocar daños en nuestra nevera.

Cómo repararla

En este caso depende de la pieza que se desgaste. Un cambio en una pieza de un frigorífico se lleva a cabo de forma instantánea, aunque su precio depende de la importancia de la pieza.